WHAT’S NEXT?, REDEFINIENDO OBJETIVOS PARA EL 2021.

por Oct 19, 2020competencias blandas, positivethinking

Compartir en:

17. imagen apdip

Si bien es cierto, el 2020 nos presentó una realidad totalmente desconocida regida por una nueva normalidad que ha venido acompañada de retos e interesantes conceptos, que antes, considerábamos inimaginables. Grandes empresas han logrado mantenerse a flote, e incluso, alcanzar resultados positivos bajo modalidad de teleworking, el distanciamiento social y el confinamiento para muchos han significado una optimización de sus tiempos, donde la reinvención y la resiliencia les han permitido conocer habilidades anteriormente desconocidas. Sin embargo, del otro lado de la moneda, los resultados no han sido tan alentadores, acarreando pérdidas millonarias y demandando una reinvención obligatoria.

El 2020 trajo consigo la necesidad de posicionarnos ante la crisis mundial, donde el principio Newtoniano de Acción y Reacción, nos exigieron responder a través de la adaptación a nuevas rutinas, la aplicación del pensamiento crítico – objetivo, y más aún, la muy valorada innovación.

Para el momento de publicación de este artículo, a nuestro mencionado año 2020 solo le restan 11 semanas de vida, y aunque muchos recordaremos las dificultades que el mundo atravesó durante este tiempo, lo más relevante es lo que viene, es decir, What’s Next?.

Una de las lecciones aprendidas más significativas a profundizar en nuestra preparación para el profesional en el cual quiero convertirme en el 2021 es indagar en nuestro yo interno, viajar hasta lo más profundo de nuestros pensamientos y definir, o incluso redefinir, nuestras metas y objetivos, planteando un plan de acción real y aprovechando las 11 semanas que se vienen, para pavimentar el camino hacía el profesional que queremos y que necesitamos ser.

Ubiquémonos en la cuenta regresiva y aprovechemos estas 11 semanas finales de un año tan particular, enfocándonos en formar, moldear y hacer realidad el tipo de profesional, pero más allá de todo, el ser humano integral que representa la clave para generar mejores resultados en los entornos donde participe.

A continuación, se presenta lo que hemos definido como los “11 Acuerdos de preparación para transformarme en el profesional que quiero ser”:

  1. Introspección: Reflexionando sobre lo que actualmente estoy haciendo.

Analizar lo que estoy haciendo siempre es el primer paso para entender y mejorar, al profundizar en preguntas básicas: ¿Qué?, ¿Cómo?, ¿Cuándo?, ¿Por qué? y ¿Por quién?

Muchas veces los seres humanos perdemos el foco y la motivación, convirtiéndonos en autómatas que repiten las mismas acciones sin saber la verdadera razón de ellas, sin embargo, en esta introspección hay dos variables de sumo cuidado. La primera es la Honestidad y la segunda la Necesidad.

La honestidad puede traicionarnos cuando nuestra introspección no es real, es decir, nos auto engañamos al tratar de creer lo que es más fácil (o conveniente), en vez de entender que así la realidad no se tan amigable, es la que existe y la que se debe afrontar.

La necesidad en la mayoría de los casos se convierte en una gran amenaza, cuando nos hacemos adictos a la comodidad o cuando el miedo se apodera de nuestras ganas de hacer las cosas y solo nos muestra lo que nos parece difícil.

“No hay ninguna decisión que podamos tomar que no venga con algún tipo de equilibrio o sacrificio”.

Simon Sinek.

Nuestro primer acuerdo nos exige una introspección real y honesta, que equilibre la realidad y la necesidad, entendiendo si lo que estamos haciendo es, verdaderamente, lo que aspiramos ser.

  1. Retrospección: Reflexionando sobre lo que he hecho hasta este momento.

Mirar hacia atrás y hacer una retrospectiva tanto de nuestros logros como de nuestros fracasos, identificar aquellos momentos donde nos hemos sentido orgullosos de nuestros resultados profesionales, sean grandes o pequeños.

La retrospectiva nos permite valorar lo que nos satisface, entender el proceso y respetar el tiempo invertido. Más allá de eso, nos hace cuestionar si seguir haciendo las cosas de la misma forma es lo que queremos, o si podemos redefinir, integrando variables que llamen nuestra atención y moviendo las piezas de nuestro equipo hasta lograr que la situación sea diferenciada.

Jeff Bezos, CEO de Amazon, considerado actualmente el hombre más rico del mundo expresó:

“No podemos estar en modo de supervivencia. Tenemos que estar en modo de crecimiento”.

Nuestro segundo acuerdo, nos invita a través de la retrospección, a cuestionar y valorar lo que hemos alcanzado, definiendo lo que queremos para el futuro, y sobre todo como lo queremos alcanzar.

  1. Equilibrio: la balanza entre lo que he realizado, y lo que en realidad quiero hacer.

Luego de valorar nuestra historia profesional, la pregunta que salta al escenario es ¿Qué es lo que quiero hacer en adelante?, muchas veces damos por sentado que sea posible recalcular o redefinir la forma de mejorar nuestros procesos, o incluso escalar un nivel más para alcanzar nuestros objetivos.

La importancia de “valorar” nuestros aciertos radica en entender y reconocer el tiempo y la energía que hemos invertido, dando peso al esfuerzo tanto individual como del equipo, y equilibrando en un momento determinado lo que realmente queremos impulsar en el ahora.

Nuestro tercer acuerdo nos prepara para transformarnos en el profesional que queremos ser en el 2021, iniciando por saber equilibrar ¿cuál es el futuro que queremos?, es decir, planificando el tiempo de inversión para crearlo.

“La mejor manera de predecir el futuro es crearlo”

Peter Drucker.

  1. Auto-reconocimiento: aplicar mi propio FODA para conocer lo que debo mejorar y lo que puedo aprovechar.

El auto reconocimiento implica tener la seriedad de entender como funcionamos, evaluando a través de un análisis FODA nuestras Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades, donde el primer paso antes de comenzar el análisis, es determinar nuestros objetivos y metas. Es muy importante analizar tanto los factores externos como los internos para así establecer nuestro punto de partida y definir la estrategia potencializando las oportunidades, eliminando las amenazas, explotando nuestras fortalezas y transformando nuestras debilidades en fortalezas.

Ser capaces de reconocer internamente nuestras debilidades demanda coraje y valentía, y, en definitiva, expresa la madurez y disciplina para convertirnos en el profesional que queremos ser. Este cuarto acuerdo nos permite ubicarnos, y entender cómo mover las piezas del juego.

  1. Aplicar tus Fortalezas.

Una vez nos posicionamos, es fundamental potencializar y aplicar siempre nuestras banderas de fortaleza, es decir, dar a conocer lo que dominamos para ser reconocidos como líderes en esas áreas.

En el mundo de hoy es muy importante dar sello personal a nuestras fortalezas, creando nuestra identidad y marca personal. Actualmente la comunicación ilimitada a través de las redes sociales nos permite presentar y posicionar nuestra marca, establecer networking y dar a conocer nuestros servicios por medio de un mensaje claro.

Este quinto acuerdo se hace indispensable para el profesional que queremos ser, en un mundo que, a pesar de su globalización, aprendió en tiempo real (después del 2020) a potencializar, tanto su identidad como su funcionamiento digital, abriendo aceleradamente la puerta hacia muchas oportunidades tanto de negocio como de crecimiento 360°.

“Las fortalezas están en nuestras diferencias, no en nuestras similitudes”

Stephen Covey.

  1. Enfócate en tus Debilidades.

Sin duda en el 2020 nuestras debilidades se evidenciaron, sobretodo en un mundo digital donde la innovación tecnológica dijo presente, demandando actualización de muchos profesionales, mitigando así el riesgo de quedar en el olvido. Las debilidades siempre serán consideradas prioridad y oportunidad, enfocadas hacia la ruptura paradigmas.

El sexto acuerdo se convierte en un punto de acción, donde debemos hacer el ejercicio de identificar y priorizar las debilidades que más atención requieren de nosotros. Por ejemplo, invertir tiempo en el manejo de ciertos programas, potenciar nuestras competencias blandas o incluso, aprender un idioma que nos permita ampliar nuestro espectro de oportunidades.

Un tema de cuidado es saber priorizar en que debilidad debemos enfocarnos más, ya que corremos el riesgo de no trabajar de forma adecuada si queremos abarcar todo a la vez, para lo cual un plan de acción con establecimiento de fechas, es clave para formar nuevos hábitos y rutinas que permitan incrementar nuestras habilidades.

“Siempre estoy haciendo cosas que no se hacer, de manera que tengo que aprender cómo hacerlas”

Pablo Picasso.

  1. Aprovecha y valora el Coaching – la importancia de apreciar una voz que te oriente.

Nuestro séptimo va referido a identificar cuándo el Coaching es una habilidad importante y sobretodo necesaria, tanto de dar (cuando se tienen y/o certifican estás habilidades), como de recibir, cuando entendemos que necesitamos una ayuda en el camino.

Es común que generemos dudas y luchemos con nuestro yo interior al momento de tomar una decisión importante. Al redefinir el profesional que queremos ser, la lucha acarrea que necesitemos tanto una guía, como apoyarnos en alguien con mayor experiencia que pueda orientarnos hasta encontrar la luz al final del túnel.

Sin embargo, en algunas oportunidades en nuestro entorno laboral no todos los lideres tienen habilidades de coaching, o saben separar las necesidades propias de las que realmente se necesitan (como equipo). Algunas personas necesitan ser dirigidos de forma clara con instrucciones específicas, pero también necesitan ayuda para resolver qué camino tomar.

En momentos de duda, aprovechemos este nuevo comienzo para abrazar la posibilidad de recibir la guía de un coach adecuado a nuestras necesidades quien nos ayudará a obtener resultados de vida, carrera, empresa o negocio.

  1. Define tus Prioridades – el profesional integral debe ser un ser humano integral e integrador.

Algunos momentos de nuestra vida que definen la persona que decidimos ser. Saber priorizar las necesidades personales y profesionales siempre ha sido considerado un arte, dedicar más tiempo al trabajo o a la familia, tomar un momento para viajar o emprender el negocio de nuestros sueños. Seguramente hemos estado en esta encrucijada alguna vez en nuestra historia.

“Usar el poder de decidir te da la capacidad de superar toda excusa para cambiar cualquier parte de tu vida en un instante”.
Anthony Robbins.

Si el 2020 nos mostró un panorama diferente, hoy día muchas personas se sienten más cómodas trabajando desde casa en modalidad online. Otros han apreciado las ventajas de compartir con la familia mientras trabajan desde casa, encontrando el tan valorado tiempo para dedicarse y convertir otros proyectos en prioridades. Contrariamente para otros el momento de la retomada física al trabajo es una necesidad indispensable. Cada individuo en su realidad ha redefinido sus prioridades y tomado la decisión de ejecutarlas.

De esta forma nuestro octavo acuerdo busca convertirse en un momento catalizador en la definición y decisión sobre lo que queremos lograr.

  1. Actualízate, la importancia de caminar a la velocidad del planeta, o incluso más rápido.

La globalización ha mostrado la necesidad de estar a la vanguardia, actualizados en todo momento. Mantenernos al día es esencial y se convierte en nuestro noveno acuerdo, donde debemos caminar al ritmo del entorno en el que nos desenvolvemos, ir siempre más allá para generar nuestra capacidad de respuesta a tiempo, evitando el riesgo de convertirnos en noticia de ayer.

“No deberías hacer las cosas de manera diferente solamente para que sean distintas. Necesitan ser mejores.”

Elon Musk.

  1. Planifica tus momentos de calma y conviértelos tu inversión por una vida plena.

Hablar de descanso en el mundo laboral o tomar un tiempo puede sonar ilógico o mal interpretado. En los últimos años hemos comprobado la importancia del Mindfulness, e incluso los beneficios que la meditación puede aportar a nuestros resultados individuales y colectivos.

Uno de los errores más comunes que cometemos es pensar que somos maquinas, y que las maquinas no se dañan. Diversos estudios han demostrado como acciones simples como tomarnos un par de minutos cada mañana antes de iniciar el día despejar nuestra mente al meditar y visualizar nuestra agenda, nos permite tener un panorama más claro, focalizar prioridades y dejar tiempos de pausa para canalizar la mejor forma para tomar decisiones.

Incluso la meditación nos permite equilibrarnos internamente, energizándonos para el inicio del día. Algunas personas escogen la práctica de hobbies, deportes o actividades extra que sin duda permiten relajar la mente tornándola mucho más productiva, tanto en resultados profesionales como en una mejor calidad de vida y salud.

Tornemos este décimo acuerdo en clave para alcanzar calidad de vida y productividad.

  1. Persigue lo que te Apasiona e inicia el 2021 con la satisfacción de trabajar en lo que amas.

Finalmente enfoquemos estas últimas 11 semanas del año en establecer nuestros acuerdos, centrándonos en lo que verdaderamente disfrutamos, apasionándonos por transformarnos en el verdadero profesional que decidimos ser.

Tu trabajo va a llenar gran parte de tu vida, la única manera de estar realmente satisfecho es hacer lo que creas que es un gran trabajo y la única manera de hacerlo es amando lo que haces. Si no lo has encontrado aún, sigue buscando. Como con todo lo que tiene que ver con el corazón, sabrás cuando lo hayas encontrado”

Steve Jobs.

 

Autor

Civil Engineer, Master Degree in Project Management, with more than 14 years of experience in Engineering and Construction, Quality Control, Quality Assurance and Technological Control in Laboratory, with extensive knowledge and training in Paving.

Compartir en:

0 comentarios