SMART QUALITY CONTROL, “SMART QC: MAKE NO MISTAKE”

por Jul 20, 2020Quality Management

Compartir en:

4.-SMARTQC_1.JPG

En los últimos años el uso frecuente de la palabra SMART en Project Management se ha convertido en una filosofía que deberíamos tornar obligatoria, y que, de forma inteligente, y muy conveniente debería ser insertada en el ADN no solo de nuestros proyectos y organizaciones, sino de nuestra vida cotidiana. El planteamiento claro de objetivos ha demostrado ser el arranque con el pie derecho en cualquier proyecto o emprendimiento planteado, conduciendo una ruta acertada hacia el éxito, o incluso a cualquier giro que sea necesario accionar durante el camino.

Los objetivos SMART han sido definidos como: específicos, mensurables, alcanzables, relevantes y temporales, siendo metas muy concretas que nos permiten analizar en tiempo real el performance de nuestros proyectos, de acuerdo al foco y controles específicos aplicados en las diferentes áreas del mismo.

Los objetivos, siendo específicos son claros y ordenados, siendo mensurables pueden medirse sistemáticamente respecto al trabajo aplicado, siendo alcanzables van acordes al performance que arrojan los indicadores de gestión en el tiempo, siendo relevantes pueden convertirse en oportunidades o vislumbrar debilidades en el entorno de proyecto, y siempre serán temporales, dado que el tiempo es el recurso que incansablemente necesitamos evaluar y optimizar en pro de los resultados.

La evolución de la construcción ha demandado un control de calidad más eficiente, pero sobre todo SMART, conviviendo con grandes retos. En primer lugar, cumplir con las exigentes solicitaciones dentro de criterios definidos en cuanto a las normas y especificaciones técnicas, muchas veces con fuertes incongruencias conceptuales en algunos países de la región. En segundo lugar, mostrar resultados de forma rápida y en un lenguaje comprensible para quien construye, además de reducir la necesidad de improvisación, disminuyendo así el margen de error.

El SMART QUALITY CONTROL presenta grandes desafíos en la planificación y ejecución de los controles a implantar durante la fase constructiva de un proyecto para dominar cualquier elemento no previsto que pueda aparecer durante la construcción.

En Latinoamérica y específicamente Panamá, muchas veces nos encontramos con agentes de alto impacto en la planificación, tanto del proyecto como del programa de control de calidad, que, de no revisarse con antelación, y no estar alineados con los objetivos pueden generar altos riesgos, no solamente en términos de tiempo, sino de rentabilidad y resultados finales, como se mencionan a continuación:

  1. Falta de información relacionada a los suelos existentes, debido a estudios de suelos insuficientes, o condiciones imprevistas, siendo agentes modificadores de alto impacto en la planificación, logística e ingeniería aplicadas en el proyecto;
  2. Fuertes y variables condiciones climáticas con afectación directa a la planificación de tiempos de producción;
  3. Diseño o solución de ingeniería aplicada, con incorporación de agentes de innovación que demandan mano de obra “especial” e incluso certificada, incidiendo no solo en el performance sino en el costo de mano de obra indirecta;
  4. Universo de variables o datos de campo (Big Data) necesarios de controlar y analizar, de acuerdo con la generación y recolección de datos y resultados de pruebas en campo, que requieren procesamiento y análisis acorde a los apretados tiempos de liberación.

El surgimiento del SMART QUALITY CONTROL, en adelante SMART QC, va orientado hacia la máxima reducción de errores humanos y falta de planificación, es decir, es el proceso de planificar que el error surja donde está planificado o previsto bajo la premisa de MAKE NO MISTAKE.

SMART QC surge al combinar y engranar dos premisas clave como son el Control en Tiempo Real y Manejo de Data Viva, resultando en un control inteligente capaz de analizar en tiempo real grandes cantidades de datos, tornándolos en decisiones de proyecto. La aplicabilidad del SMART QC permite convertir datos tridimensionales (3D: áreas + elevaciones) generados en campo como son cantidades y volúmenes de procesos de movimiento de tierra, en capas planas o bidimensionales (2D: áreas de control con elevaciones previamente definidas).

La conversión de datos 3D a 2D permite controlar a través de áreas de proyecto identificadas previamente (desde el proceso de diseño) denominadas cuadrantes de control, por ser fácilmente georreferenciadas por coordenadas, resultando en validez temporal y un gran aporte de datos que permanecen vivos durante toda la ejecución, e incluso durante la operación y mantenimiento.

Una de las mayores ventajas del SMART QC se genera al plasmar horizontalmente resultados dentro de una Plataforma Tecnológica Unifilar, que se convierte en una radiografía viva para control del performance del proyecto.

Lo anterior permite la creación de un modelo vivo de apoyo conjunto entre los ensayos y resultados de laboratorio con la inspección y controles de la ejecución en campo, que conjuntamente permiten generar pautas en laboratorio y ubicarlas en campo a través de coordenadas predefinidas, alimentadas dentro de una herramienta tecnológica que combina mapas y datos de campo comprensibles y trazables. Simultáneamente, permite demostrar el valor de estos datos en el tiempo.

De forma adicional el SMART QC, aprovecha las ventajas de la tecnología en cuanto al análisis de datos y reduce significativamente el error humano generado en procesos convencionales de control de obras, debido a la transcripción manual de datos de campo. La automatización de los controles permite aprovechar la tecnología de dispositivos móviles y de los equipos de medición y ejecución de ensayos que ya poseen dispositivos GPS incorporados con tecnología de transmisión de datos automatizada.

Hoy en día, con el crecimiento exponencial de la tecnología, somos obligados a generar instantáneamente respuestas que atiendan el análisis ágil y confiable de datos, aplicando la calidad como prevención de problemas bajo un enfoque detallado, generador de un control efectivo donde cada elemento es indispensable y juega un papel importante en el sistema, definiendo parámetros de control detonadores de resultados y/o acciones preventivas y correctivas.

El SMART QC debe garantizar el funcionamiento del modelo de control aplicado de forma específica en cada proyecto, de acuerdo a los Indicadores de Gestión y Análisis de Control Estadístico desarrollados, impulsando la mejora continua basada en experiencias y lecciones aprendidas orientadas siempre al cumplimiento de los objetivos del proyecto.

Autor

Civil Engineer, Master Degree in Project Management, with more than 14 years of experience in Engineering and Construction, Quality Control, Quality Assurance and Technological Control in Laboratory, with extensive knowledge and training in Paving.

Compartir en:

0 comentarios