LA MUJER Y EL LIDERAZGO ACTUAL

por Nov 16, 2020Liderazgo

Compartir en:

18.-MUJER-LIDERAZGO.png

Como Ingenieras Civiles con más de 14 años de experiencia profesional en la industria de la Construcción en países como Venezuela, Panamá y Australia hemos sentido la motivación y necesidad de hablar respecto al arduo, intenso y difícil camino, que personalmente nos ha generado grandes aprendizajes durante nuestra evolución en la ejecución de importantes proyectos de infraestructura.

En primer lugar,  es necesario recordar que la cultura latinoamericana ha luchado por años para romper el estereotipo machista implantado en su entorno, donde la figura masculina ha sido generalmente el que lidera, tanto los ejes de poder dentro de la sociedad, como el factor económico, dado que por razones “ancestrales” se ha asumido un “deber único” de trabajar y generar ingresos para sostener a la familia. En el caso de la mujer, se le fueron designadas las labores del hogar.

La sociedad iniciando por nuestros antepasados nos ha sumergido dentro de ese estereotipo de dependencia, e incluso, debilidad, que lastimosamente ha sido transmitido por generaciones en el ámbito personal e incluso, en algunos casos, profesional.

Sin embargo, desde la llegada de los millennials, y por qué no, desde algunos baby boomers, ha crecido la chispa del cambio y la necesidad de demostrar que las mujeres podemos ser igual de eficientes, trabajadoras, y exitosas como los hombres en cualquier escenario, tanto personal como profesional.

Dado este gran agente motivador para generar el cambio mujeres alrededor del mundo comenzaron a incursionar con fuerte participación en industrias donde antes, era prácticamente imposible pensar, mucho menos, tener “una voz”. Si hacemos retrospectiva unos 20 años atrás, las aulas de las facultades de ingeniera eran casi en su totalidad ocupadas por hombres. Sin embargo, con el pasar los años ese patrón se fue modificando y comenzamos a hablar de igualdad de género,  reflejado hoy en día en el campo profesional.

Es importante resaltar que este articulo no tiene  como objetivo señalar quien es mejor, si el hombre o la mujer, pero es necesario aclarar que somos géneros diferentes, donde cada uno cuenta  con cualidades únicas que nos identifican y nos permiten desenvolvernos en distintos roles dentro de la sociedad,  Si logramos trabajar en equipo y unir de manera productiva y asertiva nuestras cualidades únicas definitivamente lograríamos éxito en cualquier meta  propuesta.

Hoy en día, vemos con preocupación la tergiversación donde el estereotipo machista sigue interponiéndose ante una nueva realidad, en la cual existe una lucha individual de cada persona por querer incursionar y ser tratado como “igual” en ámbitos laborales, sabiendo que, debido al grado de preparación y necesidad de posicionamiento actual en una industria ambiciosa, los profesionales diariamente participamos y desarrollamos nuestras habilidades bajo una perspectiva competitivo – agresiva.

Al otro lado del planeta, la situación parece no variar, según estudios realizados por la Academia Australiana de Ciencia, solo el 10 % de los graduados en ingeniería son mujeres y solo el 12% se mantiene en la industria laboral y acá nos preguntamos por qué. La respuesta se relaciona directamente a la cultura de desigualdad que existe tanto en Latinoamérica como a nivel mundial contra la mujer en el plano laboral, y que se sostiene sobre la cultura organizacional de algunas empresas e incluso es atenuado en la industria de la construcción, donde la mayor parte de la fuerza laboral, sin importar el cargo y/o nivel gerencial, son hombres.

Durante la preparación de este artículo, encuestamos un universo de  treinta (30) mujeres de las cuales resaltamos las siguientes cifras:

  • 70% son ingenieras y arquitectas;
  • 81% trabaja en la industria de la construcción;
  • 81% considera que la industria de la construcción es un entorno que discrimina a la mujer.

Los  resultados obtenidos son, sin duda,  inquietantes ya que a pesar de todo el movimiento en respaldo y/o apoyo para la igualdad de género, algunas mujeres en el campo de la construcción siguen siendo discriminadas e incluso subvaloradas por un entorno de desigualdad, que se resiste al cambio, pero que lastimosamente lidera el negocio.

Según la experiencia de las encuestadas, resumimos lo que resultó en los tres (3) mayores desafíos que las mujeres hemos tenido que batallar en el entorno laboral como son: Ser Escuchadas -Valoradas, Flexibilidad de Horarios y Respeto entre colegas.

En primer lugar, la necesidad actual de Ser escuchadas y/o valoradas, refleja la discriminación laboral latente, donde todavía se ponen por delante algunos prejuicios, ignorando opiniones que pueden ser generadoras de grandes resultados, solo por el hecho de ser originadas por una voz femenina.

Otro tema a resaltar es la Inflexibilidad de horarios, o una situación muy común en Latinoamérica como son los horarios extendidos. Particularmente este punto se hace recurrente cuando la cultura de la organización está alineada a la falsa hipótesis de que productividad es igual a mayor cantidad de horas de trabajo. En base a esto existe un “enfoque latinoamericano” que se inclina  a generar un desbalance entre la calidad de vida y el trabajo, fundamentado en el mito de que el hombre al ser proveedor, debe trabajar más horas para generar, y la mujer debe concentrarse en las labores del hogar. Actualmente, y lo hemos visto fortalecido con la pandemia, la flexibilidad de horarios es una realidad que ha llegado para quedarse, donde los resultados no se miden por horas frente al computador sino por resultados, tumbando el mito de roles mencionado, pues las labores del hogar son fácilmente equilibradas, resaltando el papel individual de cada miembro del equipo, sea dentro del equipo familiar o de trabajo.

El hecho de que las mujeres sigamos discutiendo en pleno siglo XXI la necesidad de Ganar el Respeto de los Colegas, evidencia la presencia de un estereotipo errado en el cual la sociedad tiene que identificar la forma para desarrollar e implantar un  liderazgo de equipos efectivo, generando así mejores resultados, y que en vez de ser agresivo e inspirar miedo, sea empático y generador de confianza, creando así un eje de liderazgo diferenciador que permita implantar igualdad de genero en el campo laboral.

Es importante resaltar, el espectro de stakeholders incluido en la palabra colegas (al referirnos a Respeto de los Colegas) que va desde líderes y pares, hasta subordinados, proveedores, e incluso entes sindicales, es decir, el respeto necesita reforzarse en todos los niveles, lo cual involucra una necesidad de cambio y paradigmas sociales.

Los tres elementos mencionados, convergen en una realidad latente que más allá de individuos u organizaciones, debemos trabajar como sociedad y es, sin duda, la Discriminación Salarial. Hoy en día mujeres alrededor del mundo seguimos luchando por la incorporación del principio de “igual salario por trabajo de igual valor”

De acuerdo con las cifras del Informe global sobre salarios de 2018/2019 de la OIT, existe una brecha salarial de género del 20% en América Latina y el Caribe, por lo cual la ONU ha incluido en sus metas de Desarrollo Sostenible para el 2030 “lograr el empleo pleno y productivo y garantizar un trabajo decente para todos los hombres y mujeres, incluidos los jóvenes y las personas con discapacidad y la igualdad de remuneración por trabajo de igual valor”.

Por último, a continuación, presentamos algunas acciones a considerar cuando nos enfrentamos a situaciones discriminatorias en el mercado laboral:

a. Comunicación clara entre las partes; buscando siempre un dialogo para expresar nuestras aspiraciones, recibiendo feedback en base nuestros requerimientos y performance. Para este punto, se debe poseer inteligencia emocional, mente abierta y profesionalismo para aceptar criticas que pueden no ser positivas, pero nos ayudarán a crecer.

b. Planificación de metas definida, involucra tener un plan con limites definidos para medir nuestro progreso. En este punto la  clave es definir el significado de éxito para nosotros y plasmarlo en nuestra planificación, la cual siempre debe enfocarse en desafíos que nos reten y motiven a salir de nuestra zona de confort, para a creer y encontrar nuestra mejor versión.

c. Aprovechar las ventajas del Coaching, preguntar cuando no sabemos la respuesta, pero nunca asumir por miedo al qué dirán, o al contrario no aceptar un nuevo reto por enfrentar lo desconocido, sabiendo que, si tenemos las herramientas necesarias para afrontarlo tendremos la clave para la solución.

d. No sobreestimar tus conocimientos y/o capacidades, dar a conocer tu voz con acciones y trabajo de calidad, diferenciado. A este punto, se le conoce técnicamente como síndrome del impostor, y nos puede afectar en cualquier ámbito de nuestra vida, por lo tanto debemos estar alertas para no dejarnos dominar.

e. Saber escuchar, estar atentos a las conversaciones y entender las necesidades del otro, para poder dar una respuesta asertiva, en vez de reaccionar negativamente (mecanismo de acción y reacción).

Mas allá de luchar por quien es el mejor o quien debe liderar altos cargos gerenciales, sea la mujer o el hombre, debemos en enfocarnos en las fortalezas de ambos.

Un ejemplo actual del Liderazgo de la mujer, que ha marcado la diferencia, se evidencia en los resultados tangibles y efectivos referentes al manejo de la crisis generada en la pandemia, donde podemos mencionar la gestión de la Presidenta de Nueva Zelanda Jacinta Arden, donde el común denominador ha sido la toma decisiones con rapidez y temple, enfocadas al bienestar común, logrando resultados satisfactorios en un corto plazo. Este hecho no deja de llamar la atención ya que menos del 7% de los lideres mundiales son mujeres, según estadísticas de la Unión Interparlamentaria, publicadas por la ONU en 2019.

Para finalizar quisiéramos compartir la siguiente idea: “En cualquier ámbito de la vida, es necesario estar conformes y a gusto con uno mismo, valorarnos y queremos como somos, teniendo claros nuestros límites y trazando metas propias sin compararnos. Una vez tengamos eso claro, seguramente todo fluirá a favor de nuestra mejor versión.

En este camino aplicable al mundo laboral y personal, es vital ser valientes y vulnerables para mostrar lo mejor de nosotros y creer fielmente en nuestras convicciones

“Ser valiente es cuando: a pesar de los miedos, tenemos el coraje de tomar acción, y así, es más poderoso e inspirador que vivir sin miedo”.

Michelle Poler – Hello Fears

Salgamos a luchar con profesionalismo por lo que nos apasiona, marquemos la diferencia, ya que posiblemente el verdadero enemigo en nuestro crecimiento profesional somos nosotros mismos, seamos auténticos y salgamos de la caja como mujeres valientes que somos, y por qué no, invitemos a hombres que, en el silencio, podrían estar padeciendo nuestros mismos miedos y luchando para romper paradigmas.

Compartimos con ustedes la respuesta a la ultima pregunta de la encuesta:

¿Como definirías en una sola palabra como la mujer marca la diferencia en el mundo?

#Empatía

#Perseverancia

#Coherencia

#Capacidad

#Astucia

#Independencia

#Fuerza

#Disciplina

#Trabajando

#Fortaleza

#Multitasking

#Carisma

#Lídernatural

#Educación

#Profesionalismoconhechos

#Decisión

#Resiliencia

#Diversificación

#Guerreras

#Valientes

#Inteligentes

Entonces, ¿Como te defines tu?

Autor

Civil Engineer, Master Degree in Project Management, with more than 14 years of experience in Engineering and Construction, Quality Control, Quality Assurance and Technological Control in Laboratory, with extensive knowledge and training in Paving.

Autor

Passionate Civil Engineer, Master’s Degree in Construction Project Management with +12 years of experience in Integrated Project Controls: Cost, Planning /Scheduling and Risk Management, supporting Mega Infrastructure Projects in Latin America and Oceania. Currently based in Sydney, Australia working as a Project Control Consultant within the Water and Infrastructure industries. Also, Volunteering as Social Media Manager in the Young Engineers Australia Sydney Committee (YEAS).

Compartir en:

0 comentarios