BIM: LA EFICIENCIA DE UN AMBIENTE COMPARTIDO.

por Nov 9, 2020BIM, Quality Management

Compartir en:

17.-BIM.png

Frecuentemente, en los últimos años hemos escuchado la palabra BIM (Building Information Modeling) en el entorno de proyectos constructivos. Aunque para muchos esta metodología es relativamente nueva, desde 1975 el Profesor Chuc Eastman publicó el primer trabajo sobre BIM en lo que, en ese entonces, se denominaba Edificio Virtual.

Posteriormente desde 1984 hasta la fecha, la innovación referente al modelado de datos creció exponencialmente a diario, posicionando a BIM como una metodología de control de proyectos en un entorno colaborativo e interoperativo, que, en definitiva, llegó para quedarse.

Aunque en Latinoamérica apenas estamos comenzando a sumergirnos en las ventajas del BIM, países como Finlandia y Estados Unidos han desarrollado sus propias normativas y requerimientos legales para convertir a BIM en un requisito para la licitación de proyectos, donde Inglaterra y España, así como varios países de la Unión Europea han dado continuidad a esta realidad tornándola de uso obligatorio.

En Latinoamérica países como Chile, Perú y Colombia lideran la implementación BIM, siendo obligatorio para la licitación de proyectos de estado, teniendo gran aceptación en proyectos de envergadura y un alto índice de contratación de profesionales BIM. Argentina, Venezuela, Ecuador, Costa Rica y Panamá caminan a un ritmo más lento del esperado, pero con un crecimiento significativo post pandemia.

En todo este proceso hay que resaltar la importancia del Rol del Director de Proyecto, ya que como bien hemos aprendido en el análisis proyectual aplicado a esta metodología, la implementación BIM inicia de arriba hacia abajo, es decir, si el Director de Proyecto no está involucrado responsablemente en lo que significa trabajar en un entorno compartido de datos, denominado por sus siglas en ingles CDE: Common Data Environment, el resultado no sería positivo.

Sin duda el liderazgo y motivación del Director de Proyecto son elementos de peso en el proceso de implementación BIM, ya que representa el punto de partida para asimilar un proceso que requiere disciplina y una forma de trabajar mucho más organizada, pensada para desarrollar trabajo en equipo a través de un entorno colaborativo en tiempo real, que permita optimizar y reducir tiempos de entrega y desarrollo del modelo, además de visualizar desde el inicio posibles errores, que detectados desde el diseño conceptual, significan grandes ahorros en la etapa constructiva y en el resultado final del proyecto.

En este sentido, la premisa que relaciona la implementación BIM con mayores costos es desmitificada cuando el análisis es detallado respecto a la fase de proyecto donde nos desenvolvamos. No es lo mismo el costo de un error en la fase de diseño, al que este representará en la fase de construcción, donde el beneficio de trabajar en un entorno colaborativo permite visualizar, detectar y corregir este tipo de conflictos desde el desarrollo del diseño.

De acuerdo al Estándar BIM del Reino Unido para Arquitectura, Ingeniería y Construcción para Autodesk Revit (AEC-UK BIM Standard for Autodesk Revit) existen cuatro (4) etapas de desarrollo dentro de un ambiente de datos comunes, ideado para delimitar y definir de forma adecuada el estatus de los diferentes entregables y del modelo en las diferentes fases del proyecto, según se describe a continuación:

a. Trabajo en Progreso.

Denominado WIP por sus siglas en inglés (Work in Progress), que es el espacio donde se producen los datos que dan entrada al modelo, es decir, en esta etapa cada especialista va desarrollando según su disciplina y autoría, siendo que, las informaciones no están totalmente desarrolladas para ser compartidas.

b. Compartido.

Es el espacio colaborativo donde las informaciones previamente revisadas, verificadas y aprobadas por cada especialista son compartidas. Para facilitar la coordinación y el trabajo eficiente, cada parte hará disponibles sus datos de diseño para el acceso formal de todo el proyecto a través de un depósito compartido o un protocolo de intercambio de información.

En esta etapa del proyecto, los archivos serán accesibles para todos los involucrados desde una ubicación central (Archivo Central), o enviadas a un área compartida en la estructura de carpetas especificas del entorno BIM del proyecto para cada disciplina.

c. Publicado.

Es el espacio colaborativo donde las informaciones producto de la coordinación, es decir, el modelo, ya han sido verificadas, aprobadas y liberadas de acuerdo con los procedimientos de control de calidad establecidos.

En caso de producirse algún cambio o ajuste luego que las informaciones están en esta carpeta, se deberán seguir los procedimientos de Gestión de Cambios y Control de Documentos, que permitan mantener la versión definitiva (o última versión) dentro de esta fase.

d. Archivo.

El entorno compartido correspondiente a la carpeta de Archivo del proyecto, incluye el reposo de la documentación durante todo el ciclo de vida del proyecto, lo cual incluye diseños, dibujos y datos publicados, reemplazados y As Build.

Es importante resaltar que en todas las etapas clave del proceso de diseño, se realizará un back up de una versión completa de los datos BIM y las entregas asociadas hacia el entorno de archivo donde son identificados de acuerdo al procedimiento de Sistemas de Comunicación y Control de Documentos del proyecto.

Dado que el BIM es una representación gráfica de las características físicas y funcionales de la edificación, es necesario para garantizar la funcionalidad del entorno colaborativo antes mencionado, mantener y aprovechar desde el inicio del proyecto una planificación estructurada que permita enriquecer el proyecto a través de la información incorporada al modelo, establecido claramente en el BEP.

El BEP (BIM Execution Plan) es la herramienta de planificación que permite mantener desde el inicio la organización del proyecto a través de la definición de los usos y metas BIM que sirven para establecer las responsabilidades y roles de cada uno de los involucrados, en cada una de las fases del proyecto, es decir, que el mecanismo de control está definido de forma tal, que se define claramente el ámbito de actuación, nivel de detalle y desarrollo que cada disciplina debe generar en la ejecución del modelo.

Finalmente, la eficiencia generada a través de la implementación BIM no sería posible sin la participación activa de un concepto fundamental como es el LOD, que por sus siglas en ingles se define como Level of Detail and Development (Nivel de Detalle y Desarrollo).

El nivel de detalle se refiere a la cantidad de información que se aporta en el modelo, que puede ir de esquemático hasta redefinido, mientras que el nivel de desarrollo se refiere a la confiabilidad de la información, los cuales son ciertamente elementos diferentes que juntos aportan valor al modelo final del proyecto.

BIM es una metodología que ha llegado para quedarse y, en definitiva, para optimizar el performance tanto de los proyectos como de los profesionales. Latinoamérica hoy en día ha tomado las lecciones aprendidas de otros países y de la pandemia, se ha visto en la obligación de acelerar el paso hacia el mundo BIM, sin embargo, los líderes de las organizaciones tanto públicas como privadas deben tener claro que necesitan potenciarse las capacidades y herramientas que permitan generar madurez y conocimiento en los equipos de proyecto que en un futuro cercano serán transformadas en mejores resultados en calidad y rentabilidad.

Autor

Civil Engineer, Master Degree in Project Management, with more than 14 years of experience in Engineering and Construction, Quality Control, Quality Assurance and Technological Control in Laboratory, with extensive knowledge and training in Paving.

Compartir en:

0 comentarios